DestacadosTe lo contamos

Rufina perdió sus ahorros, pero no las ganas de seguir adelante

La señora Rufina es una mujer emprendedora que ha visto el panorama complicado con la llegada de la pandemia; sus ahorros se terminaron y hoy busca salir adelante con la venta de alimentos.

Durante 20 años se dedicó al negocio de abarrotes en Cuernavaca, casi toda su vida, y lamentablemente perdió su trabajo hace poco más de 3 años.

Pero ella no se quiso quedar con los brazos cruzados, así que gracias al apoyo de su familia abrió su negocio de comida a las afueras de las instalaciones del IEBEM, en la capital morelense.

De lunes a viernes se levantaba en las madrugadas para salir de su casa, tomar la ruta y cruzar toda la ciudad para comprar los alimentos frescos en el mercado Adolfo López Mateos.

Cargando las bolsas, llegaba a las 7:30 de la mañana y comenzaba a preparar todo.

Empezó vendiendo tortas con una sazón única que solo ella pudo dar tras la experiencia que fue ganando en la cocina. Poco a poco logró posicionarse y generó sus clientes frecuentes entre los trabajadores de las oficinas.

Después agregó quesadillas, burritos y otros antojitos al menú, todo para consentir el paladar de quienes se acercaban a comer.

Pero lamentablemente la pandemia le puso otro reto muy complicado: cerrar el negocio que le daba el único sustento.

“Después de tantos años de esfuerzo, apenas me estaba recuperando con esto de la comida, y de repente nos cierran… Sí nos pegó…

Doña Rufina demostró que es una persona que le gusta trabajar y no se quedó de brazos cruzados, por lo que entró a un nuevo lugar para laborar durante el confinamiento, pero las cosas no resultaron como ella esperaba.

“La jornada era un poco larga, y yo sí aguantaba. El problema es que nos descontaban la mitad de lo que ganábamos, que por la pandemia… Pues así no convenía, me lo gastaba en pasajes y comida. Casi para vivir al día nada más. Por eso me salí”.

Fueron meses complicados en los que solo sobrevivió con sus ahorros; tuvo que irse a vivir a casa de su mamá para apoyarla, ya que padece de una discapacidad.

Apenas hace 15 días, después de un año y medio, regresó con su negocio de comida; sin embargo, la situación sigue siendo complicada ya que las oficinas donde está apenas trabajan con una parte del personal y las ventas siguen bajas.

“Necesitamos que la gente salga a trabajar para poder vender, porque también tenemos la necesidad de comer”.

Si puedes ayudar y consumir en su local, ella te espera en calle Nueva China de la colonia Lomas de Cortés, en la entrada principal del IEBEM.

¡Apoya el consumo local!

24noticias

Noticias al momento de Morelos, México y el mundo, sólo en 24 Morelos. Medio digital independiente, su objetivo es llevar para ti: información inteligente.

Artículos relacionados

Back to top button